2013: A qué me fui?

Lamento decirles que esta intervención va a ser un poco corta, pues considero que lo que les voy a contar, aunque de gran importancia, no da para ser algo tan extenso. Esta vez, decidí darles más detalles sobre los motivos que me llevaron a dejar mi país y viajar doce horas para radicarme en un continente diferente.

Primero, quiero que sepan que toda mi vida estudié en un colegio Francés en el que, a parte de graduarte con el diploma de tu país, te gradúas también como un bachiller francés. Por lo tanto, al terminar los estudios básicos, tenemos la oportunidad de aplicar para continuar con nuestros estudios profesionales en Francia, lo que conlleva a un largo proceso de papeleo y espera de respuestas.

Con esto, supongo que habrán entendido que mi principal motivación para irme era seguir con mis estudios. Pero, ¿en qué? Bueno, yo ya les había mencionado el nombre de la carrera en mi anterior publicación por lo que ahora me referiré a ella con sus iniciales LLCE en Japonés…jajajaja sí, ya sé que se estarán preguntando sobre esa última partecilla, pero quiero que sepan que todo tiene su explicación.

En Francia, al contrario de muchos otros países (como el mío), hay una gran variedad de carreras que giran en torno a los estudios literarios o de humanidades y cuyo complemento (o en mi caso, componente principal) es un idioma extranjero. Al enterarme de ésto, supe inmediatamente que éso era lo que yo quería estudiar y que, sin lugar a dudas, aprovecharía esa oportunidad para estudiar la cultura y el idioma del país que desde pequeña me había fascinado: JAPÓN (日本).

Antes de seguir, siento que debo aclararles varias cositas que estoy segura que estarán rondando por sus cabezas. Primero, sé que sonará tonto para algunos, pero cuando digo que me encanta Japón, su cultura y su idioma, lo último en lo que pienso es en el ánime. No lo detesto pero tampoco me gusta, y luego les explicaré el por qué. Segundo, al ser un país tan lejano y una cultura tan opuesta a la nuestra, mis papás siempre consideraron que todo lo que venía de allí era raro y por esto, cualquier insinuación por mi parte sobre querer ir allá, era tabú. Tercero, tanto mis padres como yo, pensábamos que la carrera que yo había escogido era principalmente sobre estudios literarios y de humanidades GENERALES pero que, obviamente, tenía como complementos el Japonés y algunas materias sobre la cultura.

Después de haberles aclarado todo, y para terminar, les quiero explicar cómo terminé en París, porque es obvio que no es la única ciudad en la que esta carrera estaba disponible. Sin embargo, quiero comentarles que en esta ciudad se encuentra el INALCO ( Instituto Nacional de Lenguas y Civilizaciones Orientales) que es el mejor (y cuando digo esto lo digo porque es verdad!) lugar para estudiar mi carrera pues se enfocaba en Japón y, de hecho, éste es uno de sus fuertes pues es la carrera que más estudiantes recoge año tras año. Claro está, al ser un Instituto tan prestigioso, es durísimo quedar dentro y para ser sincera, cuando apliqué todo pensé yo menos que me iban a aceptar, pero por alguna clase de milagro, fue posible! Ése ha sido uno de los mayores logros de mi vida, para serles honesta.

Ups! Finalmente, terminó siendo un artículo bastante extenso pero bueno, disfruté mucho contándoles esta parte del viaje. Aquí les comparto dos fotillos del Instituto que, por cierto, tomé el primer día que puse un pie dentro ❤2013-09-06 18.21.02-1 2013-09-06 18.22.25

2013: Las personas en mi nueva vida

Antes que nada, quiero que sepan que soy una de las personas afortunadas que tuvo la oportunidad de aspirar a una vida en París y que lo logró (al menos durante ocho meses). Me decidí por esta ciudad, no sólo porque era la sede de la Universidad en la que quería seguir con mis estudios profesionales, sino porque era la ciudad en la cual habitaba  la persona que, hasta ahora, es la más importante en mi vida: mi hermano.

Antes de que se imaginen algo que no es, quiero aclararles que yo no iba a vivir con él puesto que en ese entonces, él se encontraba en una relación desde hacía ya dos años con una joven española de la que yo conocía muy poco, francamente, a excepción de su nombre: Lola. Sin embargo, ahora que lo pienso, siento que el hecho de no ir y vivir con ellos, fue lo que en un futuro me permitiría conservar mi relación con los dos pero por separado.

Resulta entonces que, no sólo esta chica sería en un principio mi cuñada y una compañera de estudios (sí, se dio la casualidad de que ella y yo compartíamos una infinidad de gustos y, entre esos, nuestra opción de carrera: Lenguas Literatura y Civilización en Japonés), sino que, entre Octubre y Noviembre, con el final de su relación con mi hermano, se convertiría en mi roomate, mi alma gemela, mi Sis.

Además de tener a mi hermano y a mi Sis conmigo, con el comienzo del año escolar llegaron a mi vida varias personas más que la marcaron de la manera más asombrosa. La primera y la más importante, Héloise. Una joven en la que, tanto su baja estatura como su gran(dísima) personalidad, eran asombrosas! Una francesa que se enorgullece de sus orígenes provincianos, pero con una visión global increíble: ella es simplemente de las pocas francesas que están conscientes que su país no es el centro del mundo. Ella y Lola ser convertirían poco a poco en los pilares de mi vida en Francia.

Después, quiero referirme un joven que supo ocupar un gran lugar tanto en mi corazón como en mi vida, y el único al que puedo considerar mi verdadero amigo (hombre) allá: Thibault. Conociéndolo a él, aprendí casi al instante que uno nunca debe confiarse en las apariencias, y que las primeras impresiones suelen ser equivocadas. Es un hombre de apariencia bastante ruda y agresiva, pero con el corazón más inocente y amable que he conocido.

Finalmente, pero definitivamente no menos importante, está el hombre que hasta la fecha considero como el hombre de mi vida (o al menos así me gustaría que fuese). Un hombre que no sólo marcó mis últimos días allá, sino que ha marcado los días que han pasado hasta hoy: Alban. Por ahora sólo les diré esto porque pienso dedicar un capítulo entero a este personaje.

P-D: Soy consciente de que me faltaron algunas personas más, pero quiero ser honesta al decirles que no considero que su presencia en mi vida de aquél entonces y en la de ahora, sea relevante.

Ah! Se me olvidaba presentarles a Cloud, el que le puso la chispa de travesura a mis días!

2013-09-07 14.49.25-1

2013: El inicio

Para mí, ése año fue el inicio de la vida que quiero empezar a contarles, no sólo porque fue el año en el que la vida me cambió, sino porque fue el año que dividió mi personalidad en dos: desde ese entonces no soy la misma. 2013 fue el año que determinó mi visión sobre mi pasado, mi pensar en el presente, y mis deseos para el futuro.

Sé que es difícil entender todo así, de la nada, pero quiero que entiendan que lo único que deben saber es que en el verano del 2013 (el de mis 18 años, también) hice el viaje que, hasta ahora ha sido el más importante y la mejor aventura de mi vida.

El 4 de Septiembre de 2013, aterricé (por fin) en el aeropuerto ORLY de París. Llegué a esta ciudad sabiendo el idioma, pero ignorando totalmente lo que me esperaba.

2013-03-03 16.16.44